domingo, 15 de septiembre de 2013

Tavernes de la Valldigna - Alt de les Creus

Fecha: 15/9/13
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Tavernes de la Valldigna, La Safor, Valencia
Hora de inicio: 7 h 39 min
Duración: 5 h 5 min
Distancia: 9.58 Km
Dificultad: Media
Altura mínima: 38 m
Altura máxima: 652 m
Calificación (1-10): 8
Recorrido: Tavernes de la Valldigna, el Canal de Defensa – Cruce dels Castilletes - Fontetes de Cantus – Pla de les Creus - Alt de les Creus – Font de la Sangonera - Revoltes dels Amoladors - Tavernes de la Valldigna, el Canal de Defensa.


Como llegar:
Saldremos de Algemesí por la CV-42, para dirigirnos hacia Alzira, bordearemos la población para desde allí seguir por por la CV-50 con dirección a la Barraca de d'Aigues Vives, después de pasar esta población y el Portixol llegaremos a una rotonda en donde por nuestra derecha nos dirigiríamos a Simat de la Valldigna, pero nosotros continuaremos recto con dirección a Tavernes de la Valdigna. Atravesaremos la población y antes de salir de la misma en la ultima rotonda nos desviaremos a nuestra izquierda con dirección al Club de Tenis. Cogeremos como punto de salida y aparcaremos nuestro coche en la calle Gómez Ferrer, junto al canal de defensa de Tavernes, cuya función es tanto la protección del pueblo en épocas de fuertes lluvias como de acequia para el regadío. Aparcaremos nuestro coche a la altura del puente con dirección al Club de Tenis de Tavernes, y daremos comienzo a nuestra ruta de hoy.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta transcurre por las cercanías de Tavernes de la Valldigna.
Las Cruces, puerta de acceso oriental a la Valldigna y singular relieve prelitoral, es un hito paisajístico de primer orden y un referente del senderismo valenciano. La montaña de las Cruces se encuentra en la vertiente levantino de la sierra de Corbera, último contrafuerte aislado de la cordillera Ibérica por el sur. Se trata de uno de los mejores lugares para la práctica del senderismo del País Valenciano, al ser todo el conjunto visitable.
La sierra de Corbera es un fabuloso anticlinal de unos 18 kilómetros de largo formado principalmente por rocas calizas y dolomías del Cretácico Superior.La de Corbera es una alineación montañosa ordenada en dirección noroeste a sureste, formada por las sierras del Caballo, la Murta y las Agujas, separadas en el noroeste por los valles de la Murta, la Casella y Aguas Vivas, y unidas al sureste por las Cruces, en Tavernes. La sierra se distribuye entre las localidades de Alzira, Corbera, Llaurí, Favara, Simat de la Valldigna y Tavernes de la Valldigna, cada una de ellas con sus senderos de acceso. Los picos principales son, de norte a sur, el Cavall Bernat (585 m), la Cruz del Cardenal (540 m), la Raya (625 m), el Massalari (602 m) y el alto de las Cruces (542 m ).
La ruta de las Cruces que vamos a realizar hoy con la compañía de mi cuñado Pepe Rubio, es una mezcla de las sendas de corto recorrido PR-CV 38 y PR-CV 40, una ruta sin ninguna dificultad técnica, donde además de conocer alguno de los puntos más emblemáticos de la sierra Corbera, como la Sangonera o los Castellets, visitaremos una de las tres cruces de hierro que le dan el nombre, la situada en el punto más elevado, el Alto de las Cruces (542 m).Nos encontramos ante unos 8 kilómetros de agradable caminar, por una ruta circular que seguiremos en contra de las agujas del reloj, en contra del PR a pesar de ser la misma que sigue la tradicional marcha a las Cruces que se celebra cada 1 de mayo , más sencilla subjetivamente. Por el camino nos encontraremos con numerosos atajos, todos ellos tan bien señalizados que es casi imposible equivocarse, un magnífico trabajo del Centro Excursionista de Tavernes de la Valldigna.
Pepe en la Creu

Dejaremos los vehículos y seguiremos la canal, detrás de la cual se observan, en muchos tramos, enormes vallas de protección ante los frecuentes desprendimientos de rocas. Nos dirigimos hacia un visible depósito de agua, donde encontraremos a la derecha la senda con las señales del PR. Ascenderemos suavemente al principio por un bonito sendero rodeados de densos pinares. Encontraremos muchos pinos jóvenes, producto de repoblaciones como consecuencia de los numerosos incendios forestales que ha sufrido la sierra. Nos dirigimos siempre en dirección al castillo de Tavernes, visible desde el pueblo a los pies de un corte de la montaña, hasta alcanzar el desvío a nuestra izquierda. Podremos acceder al castillo unos cuantos metros después, cuando la senda adopta un giro hacia la derecha. Nosotros dejaremos esta visita para otra ocasión.
Seguiremos la senda y ascenderemos junto paredes durante unos 10 minutos hasta llegar a las Fontetes de Cantus (230 m). La presencia de juncos advierten de la presencia de unas surgencias poco caudalosas que brotan por unos caños de cobre incrustados en la roca, y que en esta ocasión se encontraba seca. La fuente se sitúa aproximadamente a menos de un metro de su posición original, porque a consecuencia de un movimiento sísmico producido en 1989, casi llegó a desaparecer. Cerca de las fontetes se encuentran los abrigos de cura Ricard o covachas de Cantus, con pinturas rupestres del Mesolítico Inferior (12.000 a 9.000 aC). Desde este emplazamiento se abre una vista singular que abarca una franja de litoral mediterráneo comprendida entre Tavernes y el Montgó.
Continuaremos el camino, pasando por un estrecho paso llamado la escalera, y por una zona donde es evidente el continuo castigo que ha sufrido de incendios forestales. La senda comienza a zigzaguear. A la derecha del camino encontraremos una senda que se dirige al Mirador y el paraje de la Ermita de San Lorenzo PR-CV 39. Obviaremos la senda y continuaremos la nuestra hasta que aparece, por la izquierda, la primera de las tres cruces instaladas en la cima de la montaña. Resulta de difícil acceso y sólo recomendada para los más aventureros y poco temerosos de las aliagas. Pero nos olvidaremos temporalmente de cruces y girar la vista hacia el este; desde este punto la vista sobre el Mediterráneo ya justifica completamente la ruta, tenemos ante nosotros una de las mejores panorámicas de nuestras tierras, que abarca desde la Albufera de Valencia hasta Denia, espectacular cuando los arrozales se encuentran inundados; en medio destaca Cullera, a los pies de la Sierra de las Zorras, esa valenciana imitación de Hollywood que aparentemente podríamos tocar sólo estirando el brazo. Conforme la cuesta va disminuyendo llegaremos al Pla de las Creus (500 m), donde la senda se divide en dos caminos. Tomaremos la senda de la izquierda, hasta que en 5 minutos aparecerá la segunda de las tres cruces, de hierro y de buen tamaño, que da paso a uno de los balcones naturales más impresionantes y magníficos que podemos encontrar en la comarca, el Alto de las Cruces (542 m). De este a oeste se observa el valle de la Valldigna, delimitado al sur por el macizo del Mondúver y su agudo pico delante.
En la Creu

Desde este punto es imperdonable no arrimarse al vacío y mirar desde los acantilado donde descansa la cruz. Tavernes aparece literalmente a nuestros pies, y ciertamente un poco de vértigo puede llegar a dar, ya que un resbalón y caeríamos al vacio. Desde este punto hay que relajarse y contemplar la inmensidad del mar entre las paredes del valle, es inevitable no estar de acuerdo con los sentimientos de Jaime II cuando visitó la Valldigna por primera vez, tal y como nos contaba Martín de Viciana el "Libro tercero de la Chronic de la ínclita y coronada ciudad de Valencia".
"El Serenísimo rey Don Jaime de Aragón, cuya es la historia que tratamos, determinó en su espíritu fundar un templo con monasterio y convento, por honrra y en nombre de la Madre de Dios, Nuestra Señora, bajo el título de Valldigna. Y para cumplir santo propósito escogió la valle de Alfandech, en arábico assí nombrada, que en nuestra lengua quiere significar lugar hondo o barranco, y que fuesse habitado, este convento de monjes, del orden de Císter, según paresce por el aucto de la donaciones que el rey hizó el reverendo fray Bonanat, abbad del monasterio de Sanctas Cruzes, del valle de Alfandech, con los castillos de Meriñen y de Alcalá e de todos los lugares de dicha valle, para que le intitule de Valldigna. E que la valle dexe el nombre de Alfandech e se diga y nombre para siempre Valldigna ". Efectivamente, una leyenda medieval conectada al monasterio de Valldigna relata que en 1298 el rey Jaime II transitaba por el valle de Alfàndec, la Marinyen cristiana, hacia la conquista del Reino de Murcia, como confiesa el documento de donación de las tierras del valle a los monjes cistercienses. Según esta fábula, el monarca, por inspiración divina, le dijo al padre Bononat de Vilaseca, abad de Santes Creus, que la acompañaba en el trayecto: «Vall digna para un monasterio de vuestra religión», comentario que supuestamente sustituyó el arábigo nombre de Alfàndec por Valldigna.
Después de visitar la cruz continuaremos caminando por la cresta de la montaña, siguiendo las señales pintadas que iremos viendo. Poco a poco empezamos a descender, abriéndose a nuestra vista la llanura de la Sangonera, con el Massalari bien visible en el fondo; caminaremos por una estrecha senda.
Atravesaremos el llano y pasaremos junto a las ruinas de una pequeña edificación sin techo, la Casa del Herbolario, a nuestra derecha veremos la conexión del sendero que conduce hacia la fuente de la Granata PR-CV 39, un vertiginoso sendero que en escasa distancia desciende 225 m, y que dejaremos para otra ocasión. Inmediatamente encontraremos un cruce si continuasemos por la izquierda, la senda nos llevaría a la pista forestal de la Casella. Continuaremos el trayecto por la senda de la derecha, en dirección este, que se dirige a la Font de la Sangonera y no haremos caso de esta pista forestal, al menos temporalmente. Al poco llegaremos a la Font de la Sangonera, situada en un bello paraje verde y frondoso, acondicionado por el Centro Excursionista de Tavernes de la Valldigna. La fuente recibe el nombre de las sanguijuelas, teóricamente presentes en cualquier curso de agua. La fuente brota por un conducto metálico y derrama dentro de un lavadero rectangular usado como abrevadero, y como la primera se encuentra practicamente seca. A la sombra de los árboles haremos un merecido descanso, y damos cuenta de nuestros almuerzos.
Aquí nos encontramos con un par de compañeros con los que relizamos el tramo de regreso hasta llegar al final de la ruta. Si giramos la vista hacia el noroeste observaremos un llamativo barranco por donde asciende el PR-CV 304, una magnífica variante que nos llevaría a la cima del Massalari (602 m), máxima altura del término de Tavernes, y pilón de los Cuatro Términos, hito de Tavernes, Benifairó, Alzira y Favara.
Hora del almuerzo

Continuaremos en dirección sur y obviaremos un sendero que, por nuestra derecha baja a la Font del Barber. Seguiremos el sendero hacia el sureste y llegaremos a la pista forestal de la Casella, proveniente de Alzira. Seguiremos la pista forestal en dirección sur unos pocos metros hasta llegar a una curva muy cerrada a la derecha, donde hay un sendero a nuestra izquierda. Si continuamos la pista forestal nos podríamos acercar, en menos de 30 minutos, hasta el bonito y encantador paraje de la Font del Barber. Obviaremos pues la pista y tomaremos un sendero que, en dirección sur, nos llevará de paseo por un interesante llano, muy característico por contar con un marcado lapiaz y numerosas dolinas. Ante nosotros y a la derecha tenemos bien visible la Sierra de las Agujas, una gran muralla montañosa de hasta 564 metros que discurre paralela hasta Alzira, donde destacan las accidentadíssimas agujas rocosas que le dan nombre.
Nos acercamos al extremo sur de la llanura, donde veremos a nuestra derecha un llamativo corral, bien visible desde la misma valle. El sendero va girando hacia la izquierda en dirección al mar, bordeando por la derecha el Cerro de la Sangonera. Llegaremos a un nuevo cruce, en donde seguiremos por nuestra izquierda, obviaremos el sendero de nuestra derecha y que se dirige hacia la Font del Barber. Por fin llegamos a un nuevo balcón en la Valldigna, en el punto donde se encuentra el acceso a la histórica senda de las Revoltes dels Amoladors. Esta senda de herradura, muy sinuosa y adoquinada, desciende vertiginosamente por el barranco de la Peña Roja en dirección a Tavernes. Merece la pena pararse cada poco tiempo para contemplarla desde arriba con detenimiento, espectacular sobre todo cuando va colgada en la acera del barranco. Mantenida por el centro excursionista, está construida con la antigua técnica de la piedra en seco, donde no se utiliza ninguna argamasa ni cal para atar la piedra caliza, unida artesanalmente y sostenida por su propio peso. La senda de les Revoltes era utilizada en la antigüedad por los vecinos del valle que subían a los corrales y terrenos de secano del Pla de la Sangonera y del Barber, o se dirigían hacia la Ribera. Después de unas cuantas curvas, interminables pero agradables, conectaremos a la izquierda con el PRV-40, la senda de los Borregos. Al otro lado del camino ya nuestra derecha, junto a unas verticales peñas, la Peña Roja, se encuentra la Vía Ferrata las Marujas, con inicio un centenar de metros más adelante. Llegados a este punto tendrá que elegir entre continuar descendiendo por los Amoladors, de recorrido vivaz, o desviarse por la senda de los Borregos, utilizada antiguamente como atajo más rápida por los hombres cuando no tenían necesidad de subir con animales de carga. Nosotros optamos por seguir la senda de los Borregos, de camino conoceremos unas paredes dignas de admiración conocidas como la Escuela de Escalada del Risco del Agua. Ambos caminos terminan por juntarse de nuevo, cerca ya de Tavernes, pasaremos junto la Fuente de la Mina, situada alrededor del único afloramiento de rocas magmáticas de la comarca, y que también encontramos seca. Finalmente, nos dirigiremos a la ciudad por el canal de Defensa desde donde se podrá visitar la magnífica ermita del Santísimo Cristo de la Agonía del siglo XIX, donde su magnífica fachada neobarroca destaca al frente de un bonito calvario, donde hasta en 1936 aún se conservaban cipreses del siglo XVI. Unos pocos minutos más y volveremos al punto de partida.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.auntirdepedra.com
Hasta pronto.

Track

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada