lunes, 21 de diciembre de 2015

La Murta - Font de la Murta

Un selfi
Fecha: 6/12/15
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Alzira, La Ribera Alta, Valencia
Hora de inicio: 8 h 58 min
Duración: 2 h 51 min
Distancia: 4.87 Km
Dificultad: Baja
Altura mínima: 113 m
Altura máxima: 234 m
Indice IBP: 26
Calificación (1-10): 8
Recorrido: Caseta del Guarda de la Murta – El Peiró – Nevera – Puente de Felipe II – Senda PR-CV 334 – Cruce a la Font de la Murta – Font de la Murta – Monasterio de Santa María de la Murta – Cruce de los Corrales del monasterio – Caseta del Guarda de la Murta.

Como llegar:
Saldremos de Algemesí por el Parque Salvador Castell, cruzaremos el rió Magro por un puente y por la CV-42, nos dirigiremos hacia la población de Alzira. Seguiremos por la CV-50 con dirección a Tavernes de la Valldigna y nada mas salir de Alzira nos encontraremos con una rotonda con unas figuras en el centro y un bingo a nuestra izquierda, nosotros nos desviaremos por la izquierda del bingo, por la Avinguda de Vicente Vidal, enseguida llegaremos a unos semáforos en donde nos desviaremos a nuestra derecha, por la calle de la Virgen de la Murta, a continuación llegaremos a un desvío, que nos indica, a la derecha a la Casella y a la izquierda a la Murta, nosotros continuaremos a la izquierda, en el siguiente cruce nos desviaremos a la derecha, ya empezaremos a ver indicaciones a la Murta. Pasaremos por la urbanización el Respirall y después de bajar una muy empinada pendiente y sin abandonar esta carretera nos llevara al aparcamiento de la Murta. Dejaremos nuestro vehículo en el amplio aparcamiento que hay poco antes de llegar a la entrada.
Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta discurre por las cercanías de Alzira.
En el sureste de la comarca de la Ribera del Xúquer se encuentra el Valle de la Murta, antiguamente conocido como Vall dels Miracles, por las propiedades medicinales de las plantas que allí crecían. Algunos eremitas habitaron este lugar desde tiempo inmemorial, lo que dio lugar a que la Orden de San Jerónimo fundara, en 1376, el Monasterio de la Murta. En el año 2004 el valle fue declarado Paraje Natural Municipal.
Hoy la ruta va a ser mas un paseo mas que otra cosa, pues vamos a realizarla mi nieto Darío, de 7 años de edad y yo. Comenzamos en la entrada al valle, dando nuestro nombre y DNI al vigilante que normalmente esta los fines de semana, a partir de la 8 horas, pero que en esta ocasión no había nadie. Empezamos a buscar las huellas de nuestra historia desde el Punto de Información. Caminamos de frente por la pista forestal que va hacia el monasterio, ignorando algunos desvíos que salen a izquierda y derecha. Siguiendo la pista principal, nos encontramos con una gran cruz de hierro: el Peiró. A sus pies una pequeña senda ascendente nos lleva a la Nevera de la Murta del siglo XVII, ubicada en umbría para conservar mejor la nieve, muy llamativa tanto por la baja altitud donde fue construida, sólo 225 metros , como por la curiosa forma exterior, una casita cuadrada con techo a dos aguas, inusual en las neveras valencianas. En el interior se encuentra un pozo circular de 7 metros de diámetro y unos 6.6 metros de profundidad. En el interior, visible desde tres aberturas (hay una cuarta tapiada) veremos los agujeros que conformaban la escalera y una polea por la que se extraía la nieve prensada del interior, que era utilizada en el cenobio para usos alimenticios y medicinales.
Volveremos a la pista y pasaremos junto un pequeño claro a la derecha, donde junto a un enorme pino y un cartel indicativo de madera se inicia el sendero del Pas del Pobre, conexión con el GR-236 Ruta de los Monasterios. El Pas del Pobre es un collado que remontaban antiguamente desde el Paraje de la Casella los peregrinos que se trasladaban entre los monasterios de la Murta y los de la Valldigna (Simat), Aguas Vivas o el de San Jerónimo de Cotalba (Alfauir).
Al poco llegamos un cruce en donde veremos a nuestra izquierda el Puente de Felipe II, construido e inaugurado en 1586 por el propio monarca en una visita que realizó acompañado por el príncipe Felipe y la infanta Isabel Clara Eugenia y que es la entrada al recinto del Monasterio de Santa María de la Murta (siglos XIV-XV), y que es un antiguo cenobio de la orden de los Jerónimos, y en donde a la vuelta de nuestra ruta llegaremos por la izquierda. 
Algunas rocas sirven para hacer surf
Nosotros de momento seguimos la pista forestal de frente, para ir poco a poco ascendiendo hasta llegar después de algunas curvas, a otro cruce de pistas, en donde giraremos a la izquierda.
Aquí debería haber un poste con indicación a la Font de la Murta, pero que actualmente no lo podemos ver por ninguna parte. De todas formas seguiremos la pista por nuestra izquierda para buscar en unos 300 metros una senda que veremos a nuestra izquierda, aquí también encontraremos un poste indicativo a la Font de la Murta.
En la font de la Murta
Esta senda nos lleva de bajada y entre abundante vegetación, destacando la murta cuyo nombre también se le fue dado a este bonito valle. Nos conducirá hasta el monasterio, pasando primero por la escondida Fuente de la Murta, aquí junto a la fuente nos detenemos a almorzar y después de un breve descanso continuaremos nuestra ruta siguiendo el trazado de un estrecho y bien conservado acueducto, que conduce el agua desde la Fuente de Murta hasta las balsas del Monasterio.
Este acueducto lo cruzaremos en varias ocasiones, por debajo de sus arcos y que en alguna zona nos ofrece la contemplación de estos bonitos arcos. Este tramo es bastante húmedo (propio de la umbría), e iremos con cuidado de no resbalar.
Durante el recorrido y poco antes de llegar al monasterio podremos ver a nuestra derecha las ermitas del Calvario y Santa Marta. Justo antes de llegar al monasterio están las dos balsas que recogen el agua procedente de la Font de la Murta. Desde este punto, contemplando la bella estampa del monasterio reflejado en el agua de la balsa, comprenderemos perfectamente a los monjes cuando decidieron hacer de este paraje un lugar de recogimiento y tranquilidad, que a lo largo de los siglos se convertiría en un importante centro cultural y espiritual visitado por personajes de la realeza, aristocracia y clérigos destacados.
Durante el bonito descenso
Visitaremos el monasterio y podremos observar junto a la puerta renacentista, el antiguo claustro y la iglesia. La Torre dels Coloms se mantiene todavía intacta. Con las desamortizaciones del siglo XIX el monasterio quedó despojado de todo su prestigio y esplendor siendo saqueado en diversas ocasiones. Hace unos años se inició la recuperación del paraje y la reconstrucción de sus edificios. Junto al monasterio se encuentra la almazara, antiguo molino donde elaboraban el aceite, y el jardín “romántico”, un recinto pequeño con estanque que forma parte de la Casa Vella de la Murta, antigua hospedería del siglo XIX que los propietarios tras la desamortización adquirieron remodelando el hostal y reconvirtiéndolo en residencia temporal, con aspecto de palacio rural. También podemos encontrar la Capilla de Nuestra Señora de la Murta. Aquí podemos apreciar otro hábitat vegetal dentro del paraje: la naturaleza al servicio del hombre. Tras descansar, seguiremos el camino que pasa por delante de la casa. Tendremos a nuestra izquierda el Barranc de la Murta, con la vegetación propia de una zona húmeda. Continuando el paseo por la pista llegamos a la solana junto a los antiguos campos de cultivos, hoy abandonados e invadidos por la vegetación mediterránea propia del lugar. Actualmente estas tierras de labor están repobladas de especies autóctonas. Obviaremos por la derecha una senda que sube al Cavall Bernat y la Cruz del Cardenal por la Mallada Verde. Habiendo llegado a los Corrales del monasterio tomaremos el camino de la izquierda e iremos bajando hacia el Punto de Información, donde finalizaremos el recorrido de hoy.
Este ha sido un bonito recorrido que se puede realizar con niños, pues la distancia no es excesiva y no presenta ninguna dificultad. Podremos disfrutar de las visitas a la nevera, la fuente, el acueducto, los restos de las ermitas, el monasterio, la almazara, el jardín romántico y la casona, aparte podemos detenernos en la búsqueda de algunos geocaches escondidos en el trazado del recorrido. En fin una estupenda ruta para disfrutar del senderismo junto a la gente mas pequeña.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.alzira.es
Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada