domingo, 5 de diciembre de 2010

Sendero de Vallada - El Penyó

Fecha: 5/12/10
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Vallada, La Costera, Valencia
Hora de inicio: 7 h 50 min
Duración: 2 h 50 min
Distancia: 6.72 Km
Dificultad: Baja
Altura mínima: 307 m
Altura máxima: 649 m
Calificación (1-10): 8
Recorrido: Área recreativa de las ermitas – Túnel del Sumidor – El Penyo de Vallada – Castillo de Vallada – Penya de l'Aguila – Área recreativa de las ermitas.



Como llegar:
Saldremos de Algemesí por la CV-42 con dirección a Alzira, para desde allí dirigirnos hacia Benimuslem por la CV-550 y desde allí con dirección a Alberique conectaremos con a la A-7, Autovía del Mediterráneo con dirección a Albacete. Pasaremos el desvío de la CV-40, pero nosotros continuaremos por la A-35, Autovía de Almansa-Xativa, hacia Montesa, población que dejaremos a nuestra derecha, tomaremos la salida nº 32 a nuestra derecha por la CV-649, con dirección a Vallada, cruzaremos el río Canyoles y entraremos en la población y buscaremos las señales para dirigirnos hacia el área recreativa de las Ermitas y camping, sin abandonar la CV-649, llegaremos al paraje de la Ermitas, y justo antes de llegar a las ermitas de Sant Sebastiá y la del Cristo, veremos a nuestra izquierda el parking, lugar donde aparcaremos nuestro coche y desde el que daremos comienzo a nuestra ruta de hoy.

Descripción de la ruta:
Salida desde el parking, en el área recreativa de las Ermitas, a un kilómetro de Vallada, Las dos ermitas de San Sebastián y del San Cristo, están juntas, en un paraje de pinar superviviente, y cerca de un arroyo del que ahora iremos conociendo más detalles. En la ermita de San Sebastián, además, hay comedor. En el área recreativa disponemos de refugios de madera pérgolas, paelleros, servicios, columpios para niños y zonas de esparcimiento y de acampada, así como de una piscina que se llena del mismo arroyo de agua salada. En esta zona de acampada, se puede fijar la base a partir de la cual realizar magnificas excursiones, recorrer algunas de las senda que recorren el término municipal de Vallada.

Saldremos del parking, retrocediendo hacia el pueblo y veremos un puente de madera a nuestra derecha, y frente al mismo un panel informativo de la Ecorruta del Penyó, caminaremos por la pista cementada hasta la piscina del área recreativa, bajaremos y cruzaremos el arroyo, aquí veremos un poste indicativo del sendero que nos conducirá entre los pinos dispersos, lentiscos y carrascas. En seguida nos enfilamos por la senda que vuelve a buscar el río.
Pronto llegamos, y seguiremos río arriba. Veremos el marcas que deja el salitre del agua. De repente, cuando lo cruzamos y pasamos a la izquierda, desaparece el agua. Más adelante lo volveremos a cruzar, pero ya como simple barranco. Las tierras por las que subimos son de yeso, muy erosionadas, de colores rojizos, y presentan una vegetación escasa, no solo por la naturaleza de la roca, que no permite especies demasiado desarrolladas, sino también por el fuego que el 1994 devastó la mayor parte de la sierra. A la derecha se alza desafiando el Penyó de Vallada, tiene una altura de 647 metros, pero la apariencia vertical de las paredes y frailes de la sombra lo hacen de apariencia inexpugnable. Este paisaje kárstico en yeso se produce por la acción del agua en los materiales yesíferos y calcáreos de la zona. La presencia de una corriente de agua subterránea en el eje Brollaors-Túnel del Sumidor- Saraella, intensifica más todavía la acción del agua. Desde el punto de vista geomorfológico podemos ver numerosas estructuras típicas de un karst, como lapiaces, dolinas, simas, albañales, surgencias, hundimientos... apareciendo formas típicas microscópicas y macroscópicas, como el Penyó o la Peña del Águila, lo cual confiere a este entorno su espectacularidad. Iremos siguiendo las marcas verdes y blancas con dirección al Túnel del Sumidor.
Otro hecho importante y poco habitual es la presencia en la Saraella de uno corriente de agua salada, desde la surgencia de la Fuente de la Saraella hasta su desembocadura en el río Canyoles. Esta elevada salinidad (40 gr/l.) se debe al hecho de que discurre por los materiales yesíferos y a la presencia de una lámina salina de halita antes de la surgencia. Agua que por supuesto no es potable, pero que tradicionalmente se le ha conferido ciertas propiedades fisiopatológicas.
En el cauce del río Saraella no se han encontrado animales acuáticos a causa de la elevada salinidad del agua. Poco a poco, la senda se hace gravosa, y sigue el recorrido del barranco pegado en las vertientes del Penyó. Pero cuando parece que ya se ve el final de la subida, llegamos a un punto único. Se trata de un sima, de unos 4 metros de profundidad, por dentro del que discurre un arroyo. Es el río salado por el que habíamos empezado, pero ahora aquí es de agua dulce.

Es el llamado Túnel del Sumidor. Brota el agua dulce, subterránea, pero por su recorrido por tierras de yesos, el agua pasa a ser salada, y así nace al medio del barranco.
A lo largo del karst existente se encuentran numerosas cavidades, pero quizá la más importante corresponde al Túnel del Sumidor, tanto por su originalidad como por su belleza. Esta cavidad con un desnivel provisional de 205 metros reconocidos y una longitud de unos 1300 m., la convierte en la cavidad en yeso más profunda del mundo. La entrada a la cavidad se sitúa en la base del Penyó, entre "los Brollaors" y la Saraella. La entrada divide en el túnel en dos partes, aguas arriba, de unos 500 metros de longitud y aguas bajo, con unos 800 metros aproximadamente.
A partir de aquí, hasta donde habremos tardado media hora, ya queda poco que subir. En lo alto del barranco salimos a un llano, por donde pasa una pista. Desde aquí ya se ve el Alto de la Cruz, la mayor altitud de la Serra Grossa, con 900 metros. Seguiremos la pista por nuestra derecha, pero en seguida nos adentramos por una senda que vemos que lleva al cima del Penyó de Vallada. Aúnque por la parte sur muestra una apariencia rocosa, la superaremos fácilmente, solo trepando por algún pequeño paso, ayudados por un cable colocado en las rocas. En seguida le coronamos y vemos una espectacular panorámica hacia la Costera y la sierra de Enguera, extremo sur del macizo del Caroig. Hasta el cima del Penyó llevamos poco menos de una hora.

Al bajar del Penyó, una senda que en la última subida hemos dejado a la izquierda, la seguiremos, para completar el recorrido circular alrededor del Penyó. Va planeando, dejando a la derecha uno de los barrancos que bajan hacia Vallada. En un momento encontramos una senda que baja siguiendo el barranco, pero la dejaremos para después. Ahora vamos a subir al castillo de Vallada, de una manera muy suave. La vegetación es de coscojal con pimpollos nacidos entre las cenizas. En algunos rodales ya empiezan a formar bosquecillos.
El Castillo de Vallada es de origen musulmán. Se encuentra en lo alto del monte de la Umbria a 553 metros de altitud. Se localiza al extremo de la cumbre y en la parte más abrupta. Sólo es vulnerable por la parte oeste, que es la más fácil por la que se puede acceder. Presenta un recinto en forma poligonal. De este recinto se conservan grandes partes en las que se observan abundantes torres, algunas de ellas bastante grandes. La fábrica es de mampostería y tapial siendo posible observar entre otras dependencias, una cisterna. También recibe el nombre de Castillo de Umbría.
Desde el castillo tenemos mejores vistas todavía sobre la Sierra Grossa, sobre la Costera, con la vista inmediata de Vallada, y más allá, en un contrafuerte de la sierra de Enguera, Montesa con las ruinas de su castillo templario, derribado al siglo XVIII por un terremoto. A la izquierda, pegado a la sombra, Moixent, y como una larga muralla en frente, la sierra de Enguera, rota en varias partes por barrancos encañonados, que nos darán ganas de recorrer sus trazados. Dentro del castillo, totalmente en ruinas, hay algunas mesas de madera y bancos. Toda esta parte de la sierra está deforestada por el fuego.
Retrocedemos hasta el otro lado del barranco, y seguimos, ahora sí, la senda que baja por la sombra. Algunos rodales de freixos entre el pinar revivificado evidencian un estado avanzado de recuperación forestal. A la izquierda, el monte sobre el que se asienta el castillo presenta unos cortados de roca vistosos. Y más abajo, si dejamos un instante la senda y tomamos una senda a nuestra izquierda nos llevará a un espolón rocoso, es la Penya de l'Aguila, todavía tendremos un mejor mirador a mitad de la vertiente sobre el inminente arroyo de agua salada, y en frente, siguiendo la línea de la Serra Grossa, el altivo Collado, con 724 metros.
Volvemos al nuestro camino, continuaremos por nuestra izquierda y ya hacemos el descenso definitivo al arroyo, saliendo a la senda por la que comenzamos subiendo. En 10 minutos volvemos a las Ermitas.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.vallada.es, y caminsisendes.blogspot.com
Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada