domingo, 27 de mayo de 2012

Casillas de Ranera - Pico Ranera

Fecha: 27/5/12
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Casillas de Ranera (Talayuelas), Serranía Baja, Cuenca
Hora de inicio: 7 h 30 min
Duración: 4 h 14 min
Distancia: 12.73 Km
Dificultad: Media
Altura mínima: 904 m
Altura máxima: 1428 m
Calificación (1-10): 7
Recorrido: Campamento Alta-Lai – Corral de Ranera – Fuente Ranera – Collado de Sancho Gil – Fuente de la Regadilla – Pico Ranera – Área recreativa – Heredad Casa de Polan – Acequia Rincon de Martina – Carrasca de la Gitana – Campamento Alta-Lai.

Como llegar:
Salimos de Algemesí con dirección a Alginet, por la CV-525, justo antes de entrar en esta ultima población tomaremos la A-7, Autovía del Mediterráneo, con dirección a Valencia, una vez rebasado el establecimiento penitenciario de Picasent nos desviaremos por nuestra derecha por la circunvalación con dirección Madrid-Barcelona, continuando por la A-7, poco después nos desviaremos por la A-3, Autovía del Este, con dirección a Madrid, seguiremos por la A-3 y pasaremos las poblaciones de Cheste, Chiva, y Siete Aguas, para al llegar a la altura de la población de Requena y desde aquí nos dirigiremos a Utiel. Antes de entrar en esta población nos tomaremos la salida nº 278 y nos desviaremos a nuestra derecha por la N-330, y esta carretera nos llevará, sin abandonarla a Sinarcas. Cruzaremos la población sin abandonar la N-330, y entraremos en la provincia de Cuenca, y nada mas hacerlo nos encontraremos en la pedanía de Casillas de Ranera, perteneciente a Talayuelas. Sin entrar en el pueblo continuamos por la carretera, justo antes de la siguiente curva tomamos una salida de la carretera por la izquierda. Seguimos este camino de tierra y empezamos a ver los indicadores del Campamento Alta-Lai / Los Manantiales, allí podremos aparcar nuestro coche para dar comienzo a la ruta de hoy.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta transcurre por las cercanías de Casillas de Ranera.
Iniciamos la ruta desde el Campamento Alta-Lai, Granja Escuela El Manantial, retrocedemos unos metros por el camino que hemos llegado y continuamos por nuestra derecha con dirección a la Fuente Ranera, podemos ver el indicador hacia la fuente unos metros atrás. La edificación principal de este campamento era originariamente la residencia de verano de las Hermanas del Hospital de Santiago de Cuenca, dueñas de la finca, llamada Dehesa de Ranera. Seguiremos caminando por la pista hasta llegar un campamento con cabañas de madera y unos edificios.
Habremos llegado al caserío conocido como Corral de Ranera una gran casa que era la antigua residencia de los Guardas de la Finca y que fue rehabilitada y convertida en albergue que funcionó durante algún tiempo pero que actualmente está cerrado. También podremos ver los restos de la llamada Torre Ranera, torre de vigilancia árabe, construida en la base de la vertiente oriental del Pico de Ranera sobre una elevación rocosa, como vigía, dominando el valle y la extensa cañada de fértiles tierras y pinares, que en el siglo XIII fueron donados al Hospital Cuenca. Detrás de las cabañas está la Fuente de Ranera, rodeada de una valla metálica, aunque la puerta esta abierta. 
Fuente Ranera

Entre la Fuente Ranera, que queda a nuestra izquierda, y que está cerrada con una valla metálica y un picadero de caballos, a la derecha, tomaremos una senda que sale entre ambos y que se introduce en el bosque. Veremos marcas de pintura roja en la piedra.
Una vez en la senda rechazaremos un carril que sale a nuestra derecha, y unos 6 minutos después llegaremos a un collado ancho, es el cruce del Cordel con el Collado de Sancho Gil, continuaremos por nuestra izquierda. Seguiremos por la pista que desciende hasta el cruce con una nueva pista en donde seguiremos de nuevo por nuestra izquierda. Ésta pista se encuentra muy erosionada en su parte central, por las aguas que por ella descienden, en algunas ocasiones.
Alcanzamos la entrada a un coto de caza, con un paso de reja metálica. Seguimos la pista y unos minutos más tarde llegaremos a un collado, donde giraremos a nuestra a la derecha, a la altura de la Fuente de la Regadilla, fuente que en nuestro caso no llegamos a ver. Apenas unos minutos después, salimos del coto de caza, por otro paso cerrado por verja.
Nada más pasar la valla, hay una bifurcación y seguiremos por nuestra derecha. Seguiremos la pista sin hacer caso de alguna desviación, un poco después continuaremos por nuestra izquierda, por donde veremos una fita hecha con piedras a nuestra derecha. Llegaremos a la ancha meseta del Pico Ranera, a 1425 metros de altura, en donde podremos ver el vértice geodésico, después de 7,8 kilómetros de marcha.
En el lado opuesto al de nuestra llegada, el desnivel se salva en vertical por un fuerte cortado, que permite una amplia visibilidad. Nos tomamos unos minutos para disfrutar del paisaje.
Pico Ranera

El Pico de Ranera, es una montaña con leyenda e historia, leyendas de minas de oro y tesoros. También ha sido casa y refugio de roderos y famosos bandoleros como el Turisano, ya que desde él se divisa todo el camino de Utiel hasta Landete, para poder controlar todo el movimiento de carros y caballerías que por él iban o venían, e incluso algunas veces los acompañaba en el trayecto y les cobraba por ello.
Reanudamos la marcha, siguiendo hacia la derecha, según llegamos, por una senda poco definida y que discurre paralela a la cresta, a unos metros de la misma. Pocos árboles de tronco y ramas retorcidas salpican las rocas. Poco después llegaremos al Mirador de Ranera a nuestra izquierda desde el mismo podemos disfrutar de una amplia vista de la zona. Hacia el S, se ve Casillas de Ranera, rodeado de campos de cultivo. Al N de Casillas, la Laguna de Talayuelas.
Volvemos sobre nuestros pasos a la senda que desciende decididamente, entre pinos y sin un camino definido, por lo que el GPS es casi indispensable. Continuaremos hasta encontrar un carril o cortafuegos en donde seguiremos por nuestra derecha llegaremos aun desvío a nuestra izquierda en donde veremos algunas fitas a nuestra derecha. Dejaremos la pista que continua recto y seguiremos por nuestra izquierda. Enseguida, nada mas tomar esta pista la dejamos por una senda que baja por nuestra derecha de nuevo entre pinos siguiendo algunas fitas de piedras que iremos encontrando, pero la senda no es fácil de seguir si no lo hacemos con GPS.
Llegaremos al cruce con una nueva senda en la que debemos continuar por nuestra izquierda, unos metros después dejaremos el carril por el que caminamos y seguiremos por una senda que encontraremos a nuestra derecha en punto señalado con dos fitas grandes, y que desciende en fuerte pendiente, abandonando la pista que continua en sentido ascendente, poco a poco la senda se va haciendo mas clara e iremos acompañados de algunas fitas de piedras que nos guiaran un poco.
Desembocaremos en una pista, más transitada y limpia de vegetación, que seguiremos por nuestra izquierda; caminamos por ella durante unos 8 minutos y llegaremos a otra pista y ahora continuaremos por nuestra derecha durante unos minutos más descenderemos hacia un pequeño barranco en donde la senda se hace de nuevo difícil de seguir subiremos desde el pequeño barranco y encontraremos una nueva pista ancha, limpia y cuesta abajo en la que seguiremos ahora por nuestra derecha. Llegaremos de nuevo al cruce con una nueva pista en donde seguiremos por nuestra derecha, conectamos aquí con el PR-CU 18, veremos las señales blancas y amarillas.
Casa Polan

Seguiremos por la pista principal en la que veremos a nuestra derecha un área recreativa con merendero, paelleros, mesas, etc, y enseguida llegaremos a la Heredad Casa Polan, una antigua resinería, que dejamos a nuestra derecha. Esta finca perteneció durante muchos años a la "Unión Resinera Española" en ella vivían los renteros de la finca de Polán. Hace unos años fue adquirida por el Ayuntamiento de Talayuelas y recientemente se encuentra en periodo de rehabilitación para adaptarse a un centro turístico. El camino gira a nuestra izquierda y marcado con señales de PR nos llevaría hasta Casillas de Ranera. Nosotros rodearemos la casa y frente a la puerta lateral de hierro, cruzaremos entre los campos de cereales, cruzaremos la acequia del Rincón de la Martina. Antes pasaremos junto a una preciosa encina monumental de 500 años, la Carrasca de la Gitana, que siempre ha servido para cobijar a los ganados.
Poco después llegaremos al campamento Alta-Lai, de nuevo y cruzando junto a sus cabañas de cemento, y a su piscina nos dirigiremos hacia el lugar en donde aparcamos nuestro coche, finalizando la ruta de hoy. De regreso nos hemos detenido en el Bar Sinarcas, de esta misma población en donde Alejandro y yo hemos disfrutado de una cerveza bien fresquita, que ahora ya apetece.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.collacalderona.com
Hasta pronto.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada