domingo, 13 de enero de 2013

Benirrama - Miserat - Castell de Gallinera

Fecha: 13/1/13
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Benirrama, Vall de Gallinera, La Marina Alta, Alicante
Hora de inicio: 8 h 07 min
Duración: 4 h 8 min
Distancia: 10.78 Km
Dificultad: Media
Altura mínima: 276 m
Altura máxima: 760 m
Calificación (1-10): 7
Recorrido: Benirrama – Miserat – Castell de Gallinera – Despoblado de Benimarsot – Benirrama.



Como llegar:
Saldremos de Algemesí por la CV-42, para dirigirnos hacia Alzira, para desde allí seguir por por la CV-50 con dirección a Tavernes de la Valldigna, población que después de atravesarla por su calle principal llegaremos a enlazar con la N-332, donde nos desviaremos a la derecha con dirección a Alicante. Pasaremos por las poblaciones de Xeraco, Gandia, Oliva, y a la salida de esta ultima población, saldremos de la N-332, para desviarnos por la CV-715, con dirección a Pego. Llegaremos a la población de Pego, la que bordearemos para desviarnos a nuestra derecha para continuar por la CV-700, con dirección a la Adsubia. Dejaremos atrás esta ultima población y sin abandonar la CV-700, pasaremos el punto kilométrico 47 y en el 46,5 seguiremos el desvío a nuestra izquierda que nos llevará a Benirrama. Una vez allí aparcaremos junto al consultorio médico frente al deposito de agua, que será el punto de inicio de nuestra ruta de hoy.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta transcurre por las cercanías de Benirrama.
El Vall de Gallinera está situado al norte de Alicante. El valle está formado por varios núcleos de población, de evocadores nombres como Benirrama, Benialí, Benissivà, Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombai y Benissili, que forman un solo municipio. Durante la ruta se pasa junto al castillo de Gallinera, que data de época árabe, y se sube al Miserat, desde donde se contempla una buena vista del valle de Gallinera.
Salimos de Benirrama por detrás del edificio del consultorio médico, veremos una bifurcación un camino cementado que desciende, que será por el que regresaremos, seguimos pues por nuestra derecha, a los 50 metros en la siguiente bifurcación dejamos el camino de la izquierda, siguiendo por la derecha por en camino cementado que pronto se estrecha. Subimos por una pista entre bancales hasta encontrar, a unos 50 metros mas, a mano izquierda el sendero, marcado con un mojón. Seguimos por este sendero bien empedrado, y que en continuo ascenso, termina convirtiendose en pista, que seguimos hasta encontrar el próximo desvío por sendero, que encontraremos a mano derecha, en unos 300 metros, antes señalizado con un par de postes bajos de madera, ahora con uno pues uno de los dos se encuentra roto en medio del sendero. El sendero serpentea por la umbría de Benirrama, en una subida muy agradable que termina cuando llegamos al cordal de la sierra, donde veremos un nuevo poste bajo de madera, con el segundo roto en el suelo. Llegamos a un cruce en donde proseguimos por nuestra izquierda por una senda entre dos mojones de piedras, hacia las antenas, dejando las ruinas de unos corrales a nuestra derecha. Llegaremos al cruce con una pista, continuando por la derecha, este punto será al que regresaremos despues de bajar del Miserat. Llegaremos enseguida al cruce con el camino cementado que sube al Miserat, lo seguiremos por la izquierda. Pronto llegaremos a un llano en donde veremos una balsa de agua contra incendios, continuaremos ascendiendo por el camino asfaltado junto a la balsa de agua con dirección a las antenas. La subida a este monte no tiene ninguna dificultad, ya que discurre por una pista de asfalto, pero si el aliciente de las vistas. Eso sí, una vez arriba, se contempla una bonita vista del valle de Gallinera, y de la costa.
El Miserat

Bajamos del Miserat, deshaciendo el camino de ida hasta el cruce con la pista , que ahora continuaremos recto y seguimos la senda de bajada hacia el castillo. De las características morfológicas que se observan se deduce que puede tratarse de un recinto cuyo origen se sitúa en época musulmana, con reformas y transformaciones posteriores realizadas en época cristiana. Los estudios hacen referencia a la existencia de restos que comprenden desde el siglo XI hasta mediados del XVI. El castillo de Gallinera se encuentra situado en lo alto de un cerro de laderas escarpadas cuya altura topográfica alcanza aproximadamente 470 metros, en las proximidades de la localidad de Benirrama, perteneciente al término municipal de La Vall de Gallinera. El castillo de época árabe formaba parte del entramado de defensas del valle durante el caudillaje de Al-Azraq.
Las ruinas se encuentran en terrenos privados. El castillo queda aislado sobre el cerro, siendo visible desde considerable distancia. El camino actual discurre por la ladera de levante del recinto, lo rodea hasta alcanzar la parte más elevada, lugar donde se encuentra la senda medieval de acceso.
La fortaleza, que ocupaba una extensión considerable, tiene una planta de forma alargada e irregular. Se distinguen dos recintos ajustados a las cotas del terreno, siendo más ancho el situado al norte que el situado al sur. Sus murallas se adaptan a las diferentes cotas topográficas, y hay repartidas por ellas una serie de cubos circulares cuya posición y ubicación no responde, en apariencia, a ningún criterio predeterminado. Son escasos los restos que quedan de esta fortaleza. Continuaremos por la pista durante unos minutos hasta ver claramente, a nuestra izquierda, un sendero que sube en dirección norte hacia una torre cuadrada del castillo. Si bien hasta aquí el sendero,, aunque bastante cubierto por la vegetación es apto para cualquier condición física, debemos alertar que el sendero tiene tramos donde hay que hacer alguna trepada que puede resultar peligrosa y nada aconsejable para los más pequeños o para los menos experimentados. El tortuoso sendero llega hasta una moderna puerta que sustituye a un antiguo arco de acceso que unía la muralla con una sólida y llamativa torre rectangular de mampostería. Yo, al ver la puerta metálica cerrando el paso he dado media vuelta y he comenzado el descenso. Aunque dicen que se puede acceder al interior por un estrechísimo corredor, y llegar hasta el albacar, una gran extensión rodeada por un muro perimetral con almenas y reforzada por hasta 6 torres. Al encontrarse completamente invadida por la vegetación, cuesta hacerse con una imagen definida de la estructura de la fortaleza, aunque a podemos apreciar un recinto alargado de noreste a suroeste (150x33 m), en medio del cual los restos de unas estancias, sobre un sólido suelo de desnuda roca tallada veremos el acceso al aljibe (al otro lado del albacar hay otro), restos de gruesos muros, y más allá la majestuosa torre del homenaje. Desde aquí arriba puede comprender la valiosísima función de atalaya militar que tenía el castillo gracias al control visual tanto sobre el mar como sobre el resto de fortalezas del valle: la antigua torre de la Foradà (s.XIII), la torreta de Alpatró (s.XIII) y el castillo de Alcalá (s.XI).
Castillo de Gallinera

A pesar de ser un castillo musulmán, podría parecer de arquitectura típicamente cristiana, y no iríamos mal encaminados, ya que un fortísimo terremoto en 1396 lo destruyó casi por completo, por lo que fue reconstruido aprovechando los contornos de la colina donde se asienta:
"En el año del señor de 1396, el día 18 de Diciembre, entre la hora tercia y mediodia hubo por tres veces un terremoto en el castillo de Játiva, del reino de Valencia, así como en muchos otros lugares de dicho reino ... Y el día 25 del mismo mes y año, en la fiesta de la Natividad, cerca de la medianoche, hubo otro terremoto muy fuerte...se hundió el castillo de Gaulinera con una parte de la roca, esto es, de las tres partes de la roca cayeron las dos".
En el siglo X la vigilancia del valle se realizaba desde una primitiva torre desde la cima del cercano Almiserà, pero fue abandonada con la construcción del castillo entre los siglos XI y XII, tal y como se deduce de algunos restos, documentos y presencia de determinadas cerámicas, a una ubicación que los musulmanes parece encontraron mucho más idónea. Con el Pacto del Pouet de 1245 entre el infante Alfonso, hijo de Jaime I, y Al-Azraq, este último cedería para el cristianismo los castillos de Pop y Tárbena a cambio de los de Alcalá y Perputxent, pero comprometiéndose a entregar en tres años los de Gallinera, Margarita, Xeroles y Castells. Las partes no cumplieron el tratado y en 1247 surgió la primera revuelta, detallada en el Libro de los Hechos como "Aladrac vos ha preses alguns castells en terres de Valéncia, e no us ho gosávem a dir: Gallaner, e Serra, e Pego".
Tras la conquista cristiana del castillo junto a todo el Valle ("mas al vuité día cobram Alcalá, y Gallaner, e setze castells que al-Azraq ens havía emblats e tolts "), pasó por manos de diferentes señores cristianos, quedando deshabitado y parcialmente destruido por un nuevo terremoto en 1664.
La Vall de Gallinera

Descendemos al cruce con la pista y continuamos la ruta por la izquierda, rodeando el promontorio rocoso que acoge al castillo y desciende entre bancales para salir al cruce con un camino asfaltado,en donde encontraremos el despoblado de Benimarsoc. Giramos a la izquierda y por camino asfaltado volvemos a Benirrama.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.apatita.com y a www.auntirdepedra.com
Hasta pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario