martes, 15 de julio de 2014

Estubeny - La Cabrentá o Selva de Estubeny

Fecha: 13/7/14
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Estubeny, La Costera, Valencia
Hora de inicio: 8 h 40 min
Duración: 2 h 4 min
Distancia: 2.55 Km
Dificultad: Baja
Altura mínima: 94 m
Altura máxima: 186 m
Indice IBP:  35
Calificación (1-10): 8
Recorrido: Estubeny – Font del Tío Marcelino – La Cabrentá o Selva de Estubeny – Font del Tío Blanco – Font del Tío Marcelino – Estubeny.


Como llegar:
Saldremos de Algemesí por la CV-42 con dirección a Alzira, para desde allí dirigirnos hacia Benimuslem por la CV-550. Salimos de Benimuslem y desde allí con dirección a Alberique conectaremos con a la A-7, Autovía del Mediterráneo continuando con dirección a Albacete, una vez en ella, tomaremos la salida hacia Estubeny, por la CV-590, al poco rato llegaremos a un desvío a nuestra derecha por la CV-5510, que en un kilómetro mas o menos nos llevará a la población de Estubeny. La carretera por la que llegamos bordea la población por la izquierda, y al llegar a una curva muy pronunciada veremos un cartel indicativo turístico de Estubeny, aparcaremos nuestro coche en este lugar y daremos comienzo a nuestro recorrido de hoy.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta discurre por las cercanías de Estubeny.
La ruta de hoy es un poco atípica pues hoy somos dos los participantes, mi nieto de 5 años y yo. Así que después de levantarlo a las 8 de la mañana, nos hemos desayunado un poco de leche con Colacao, y a terminar de preparar las mochilas para emprender la marcha.
Una vez llegados a la población de Estubeny nosotros comenzaremos nuestra ruta desde la misma población de Estubeny, por la derecha del cartel por el Camino de Ronda, que baja al río y que esta flanqueado en su lado izquierdo de farolas, al poco de caminar por este camino asfaltado veremos a nuestra izquierda un poste que nos indica la dirección de la ruta a la Cabrentá.
Inicio
Seguimos por nuestra izquierda y bajaremos por un camino cementado, comenzando a abandonar las últimas casas, hasta encontrarnos de frente con la Font del Tío Marcelino. Junto a la fuente, frente a nosotros veremos que desciende un camino con vallas de madera, que rechazaremos, pues este será el camino por el que regresaremos después.
Justo antes de llegar a la Fuente del Tío Marcelino, veremos un desvío a la derecha, con un nuevo poste que nos indica la dirección a la Cabrentá, deberemos continuar por esta senda de nuestra derecha que va descendiendo, entre frondosa vegetación, zarzas que empiezan a mostrar sus frutos, que algunos de ellos comienzan a madurar.
Por este sendero vallado caminamos por un bosque de árboles hasta llegar a una pequeña carretera, en la que frente a nosotros un poco a nuestra izquierda encontramos un desvío señalizado con otro poste que nos lleva hacia la Fuente del Tío Blanco. Dejamos la visita a la Fuente del Tío Blanco para nuestro regresore. Si hay algo que llama poderosamente la atención es el canto de los pájaros y el tintineo del agua que nos acompaña en todo momento.
Una vez en el camino asfaltado y siempre disfrutando del canto de los pájaros, seguimos por nuestra derecha hasta encontrar un gran cartel a nuestra derecha que nos indica que estamos en la Cabrentá, a la entrada de este sendero nos encontramos con una bifurcación nosotros continuamos por el da la izquierda, pero podemos hacerlo también por nuestra derecha pues aquí comienza una red de pequeños senderos que se entrelazan unos con otros y que nos harán recorrer este paraje para llegar a este mismo lugar en el que nos encontramos. Nosotros nos introducimos por el sendero de nuestra izquierda para continuar por esa intrincada red de pequeños caminos, estaremos en el interior del paraje, es momento de disfrutarlo con tranquilidad , sus grietas, su vegetación, las estalactitas, y sus senderos, que se comunican unos con otros y que poco a poco nos llevaran de nuevo junto al cartel del inicio, después de haber pasado por algunos pasos estrechos de enorme belleza.
Paso estrecho
Entre enormes rocas que parecen colocadas por gigantes se esconde un bosque húmedo de incalculable valor, único en la Comunidad Valenciana. La "Cabrentà" o Selva de Estubeny, como les gusta llamarle los vecinos del pueblo, es un bosque húmedo de incalculable valor botánico, faunístico y geológico que conoció por última vez la actividad humana al acabar la guerra civil. Esto y la suma de años y un microclima especialmente húmedo han propiciado que hoy en este lugar podamos apreciar uno de los pocos ejemplares de selva mediterránea.
Debemos añadir que este maravilloso paraje al que se accede atravesando un estrecho desfiladero y una pequeña cueva, se ha mantenido aislado de la acción humana y en él existen hasta diez plantas protegidas por su rareza o por estar en peligro de extinción.
A nivel geológico, la acción del agua subterránea que aflora en el Macizo del Caroig ha formado quebradas, paredes rojizas, túneles y unas formaciones de estalactitas y banderas que aquí se pueden admirar al aire libre sin necesidad de introducirnos en una cueva.
Relacionado con lo dicho, el recorrido debe de hacerse con cuidado y no salirse de los caminos que han sido marcados ya que hay grietas de considerable profundidad.
Pasaremos por entre una de las grietas bajando por unos escalones, a la salida a nuestra izquierda veremos una escalera de madera en no muy buenas condiciones. Enseguida bajamos por un sendero con unos escalones que nos dejaran de nuevo a la entrada de La Cabrentá. Estaremos de nuevo en la carretera asfaltada y ahora continuaremos por nuestra izquierda, y enseguida volveremos a pasar por delante del desvío a la Fuente del Tío Blanco. Ahora tomamos el desvío por nuestra derecha y en unos metros llegamos a la Fuente del Tío Blanco.
Regresamos hasta la carretera y continuamos por nuestra izquierda caminando por la carretera asfaltada, hasta que al llegar a una curva veremos a nuestra izquierda una senda que asciende, junto a un barranco y que nos llevará, después de un bonito paseo por esta senda que esta reforzada con escalones para que sea mas cómoda su ascensión, hasta la Fuente del Tío Marcelino. Paramos a almorzar junto a la fuente y Darío, mi nieto, estaba entusiasmado con las hormigas, al verlas acarrear todo tipo de cosas desde pequeñas hierbas hasta trozos de las migajas de nuestro almuerzo. En fin creo que disfrutó. Recogimos todos nuestro trastos y nos preparamos para dirigirnos hasta Estubeny.
Almuerzo en la Font del Tío Marcelino
Desde la Fuente del Tío Marcelino, ya solo tenemos que desandar el camino que hicimos al comienzo de nuestra ruta para al poco llegar al punto de inicio y lugar donde dejamos nuestro coche.
Como ruta de senderismo no tiene un gran recorrido pero aún así es digno de ver. Es una ruta que se puede hacer perfectamente con niños pequeños, siempre teniendo cuidado en el interior del recorrido de la Cabrentá existen muchas grietas, que pueden resultar peligrosas para los mas pequeños.
Lo que sí se recomienda es que todos aquellos que lo visiten sean respetuosos con el medio ambiente y que tratemos de no romper el equilibrio que necesita un paraje como este.
Lo ideal sería no cortar las flores, no romper plantas ni estropear las rocas, una estalactita necesita cientos de años para producirse y un golpe la estropearía en unos segundos. No solo es importante el momento de verlo, si no que nuestros hijos y nuestros nietos también puedan disfrutarlo. De esta ruta solo espero que para Darío, mi nieto, sea una de esos recuerdo que perdure para siempre.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a estubeny.es
Hasta pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada