domingo, 13 de febrero de 2011

PR-CV 236 Del Benefetal al Pico del Fraile

Fecha: 13/2/11
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Bicorp, La Canal de Navarres, Valencia
Hora de inicio: 9 h 2 min
Duración: 2 h 11 min
Distancia: 5.95 Km
Dificultad: Baja
Altura mínima: 452 m
Altura máxima: 696 m
Calificación (1-10): 7
Recorrido: Zona de Acampada del Benefetal – Mirador del río Fraile – Cortafuegos del Churlit – Pico del Fraile – Cortafuegos de la Era del Virrey – Rambla de la Molinera – Zona de Acampada del Benefetal.



Como llegar:
Saldremos de Algemesí por la CV-42 con dirección a Alzira, para desde allí dirigirnos hacia Benimuslem por la CV-550 y desde allí con dirección a Alberique conectaremos con a la A-7, Autovía del Mediterráneo con dirección a Albacete, una vez en ella, tomaremos la salida de Estubeny, pasamos esta población, luego pasaremos la de Anna y mas tarde las de Chella y Bolbaite, para llegar mas tarde a Navarres, población que después de atravesarla nos llevará a Quesa. Atravesaremos el pueblo, y nos dirigiremos sin abandonar esta carretera hasta la próxima población que será la de Bicorp. Para iniciar la ruta debemos llegar al casco urbano de la población de Bicorp. El punto de inicio de la ruta se ubica en el camino de Cazuma a unos cuatro kilómetros del casco urbano y se accede por un carril asfaltado.
Bajamos al primer puente que tenemos a unos 80 metros y por las escuelas municipales entramos en la partida del Corral Blanco, en dicho trayecto nos encontramos con granjas y un depósito de aguas potables. En ese punto encontramos una fuente, seguimos por tanto con el vehículo hasta encontrar una cuesta ascendente tras vadear el río. Allí veremos carteles indicadores, cogemos el de la izquierda en dirección a Caroig hasta el kilómetro 10, en ese punto tenemos la opción de ir hacia el pico a la derecha, o seguir a mano izquierda, dirección al Benefetal. Cogeremos esta última hasta llegar al kilómetro 13. Ahí encontramos al lado de la carretera, las casas del Benefetal, y continuaremos pasando por delante del inicio de la ruta de La Ascensión Al Caroig a nuestra derecha y unos corrales en ruinas a nuestra izquierda, seguiremos adelante y la carretera asfaltada se convierte en pista de tierra. Un kilómetro mas adelante aparece a nuestra izquierda el desvío hasta el río Fraile, en donde veremos un poste indicativo del GR- 237, seguiremos en esta dirección para poco después llegar a la zona de acampada municipal y el bar Los Botijos, allí aparcaremos nuestro coche, y encontraremos los indicadores de la ruta.

Comentarios:
Tanto la zona de acampada como el bar se encuentran abandonados, pero parece que pronto serán abiertos de nuevo, por lo menos ese ha sido el comentario de la persona que se hará cargo de los mismos. Esperemos que sea en breve para poder disfrutar tanto de la buena cocina autóctona, como poder refrescarnos con alguna cervecita bien fresca al termino de nuestra ruta.

Descripción de la ruta:
La ruta, que discurre por el centro de un valle, ofrece hermosas panorámicas de los bosques circundantes, del río Fraile, del Pico Caroig y de toda la partida del Benefetal. En el transcurso de la ruta es frecuente contemplar el vuelo del águila real, águila culebrera, cuervo, graja y garza real y cabras montesas por doquier.
Lugar de salida es desde la propia zona de acampada, frente al mismo bar iniciaremos la andadura de la ruta descendiendo por una pista forestal junto al panel de la ruta.
A nuestra derecha, junto a la señal indicadora, tenemos ocasión de observar, desde un bonito mirador, el discurrir del río Fraile en el fondo de la hondonada. En un par de minutos estaremos cruzando el río. Seguimos por una pista forestal, de las que se utilizan para sacar madera, pista por la que cruzaremos varia veces el río Fraile, y en pocos minutos veremos a nuestra izquierda un poste indicativo que seguiremos y convierte la pista en una senda empinada que nos lleva al inicio del Cortafuegos del Churlit, abandonando la compañía del río.

Ya en el inicio del cortafuegos, que está cubierto de matorral, especialmente tomillo, romero, lentisco y estepas, nos podemos recrear con las hermosas vistas que se nos ofrecen, y si permanecemos en silencio, aún podremos escuchar el rumor del río y distinguirlo de los graznidos del cuervo que, a menudo, sobrevuela estos parajes.
El empinado cortafuegos ha hecho mella en nuestro físico, entonces acortamos el paso y recapitulamos lo andado, desde aquí se nos ofrecen espléndidas vistas, panorámicas espectaculares, masas arbóreas de pino carrasco a uno y otro lado.
Enseguida llegaremos al Pico del Fraile, con su peculiar fisonomía ermitaña, parece un fraile con su capucha en posición de orar. Pasamos con respeto al lado de este pico ermitaño, que se alza imponente, justo delante de nosotros, contemplándolo y observándolo.
Cuenta la leyenda sobre el poder mágico de este menhir natural, que los primeros pobladores de estas tierras lo consagraron como un “tótem” protector de todas las tribus que vivieron en los valles circundantes, donde realizaron sus ofrendas e invocaciones en sus ritos ancestrales…

Pasadas la piedras largas, verticales, hincadas en el suelo, seguiremos peñas arriba y nos toparemos de nuevo con el cortafuegos. La subida es empinada, y nuestros pies se enredan entre el esparto, el tomillo y el romero. Una vez arriba caminaremos cresteando por el cortafuegos y enfrente, el emblemático pico Caroig, junto a la Muela de Cortes, nos amplía el horizonte. El Benefetal, al fondo, parece un pueblo. Estamos viendo el corazón de los caseríos del Benefetal.
Caminando encontraremos un nuevo poste indicativo que nos desvía por nuestra derecha por el Cortafuegos de la Era del Virrey
Al gobernador dichoso no lo veremos, pero si al Caroig, el rey, vigilando desde su observatorio privilegiado, sus dominios y presto a obrar en consecuencia.
Resoplemos porque la bajada es impresionante, parece una pista de esquí. La vista del Benefetal, nos da una idea del tremendo desnivel que vamos a tener que sortear con las piernas flexionadas y con cuidado de no dar con nuestro trasero en el suelo.
Después del descenso hemos desembocado en la Rambla de la Molinera, cuyo lecho de cantos rodados nos brinda la ocasión de tomarnos un descansillo y atemperar los efectos de la tremenda bajada. La cruzamos y subiremos enfrente por unos bancales abandonados, llegaremos a la pista de acceso a la zona de acampada del Benefetal y seguiremos por nuestra derecha buscando la zona de acampada y el bar, punto final de nuestra ruta de hoy.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.caroig.com
Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada