viernes, 19 de septiembre de 2014

Algimia de Almonacid - Pico la Rápita

Pico la Rápita
Fecha: 14/9/14
Tipo de ruta: Lineal, ida y vuelta.
Lugar de inicio: Algimia de Almonacid, Alto Paláncia, Castellón
Hora de inicio: 7 h 30 min
Duración: 3 h 35 min
Distancia: 10.14 Km
Dificultad: Media
Altura mínima: 471 m
Altura máxima: 1111 m
Indice IBP: 60
Calificación (1-10): 8
Recorrido: Fuente de Donace (Algimia de Almonacid) – Acueducto de Donace – Lavadero – Balsa del Canyar - Collado de Villamalur - Pico del Rápita – Collado de Villamalur – Barranco de Cañar – Lavadero – Acueducto de Donace – Fuente Donace.



Como llegar:
Saldremos de Algemesí con dirección a Alginet, por la CV-525, justo antes de entrar en esta ultima población tomaremos la A-7, Autovía del Mediterráneo, con dirección a Valencia, desde aquí poco después de sobrepasar la prisión de Picasent nos desviaremos por la derecha con dirección Castellón, para poco antes de llegar a Sagunto tomar un desvío a nuestra derecha para seguir por la A-23, Autovía Mudéjar, pasaremos las poblaciones de Gilet y Estivella y cuando sobrepasaremos la población de Soneja, tomaremos un desvío a nuestra derecha, salida nº 27, que nos llevara a la población de Segorbe. Entraremos en la población por la CV-216 y pronto nos desviaremos a nuestra derecha por la CV-200 con dirección a Castellnovo. Poco después de cruzar el río nos desviaremos a nuestra izquierda por la carretera CV-215, que después de pasar por Vall de Almonacid nos llevará a Algimia de Almonacid. Aparcaremos nuestro coche en la calle de La Fuente a la salida del pueblo cerca de la carretera CV-213 con dirección a Matet. Junto a la Fuente Donace, el polideportivo, piscina y al lavadero y acueducto.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta discurre por las cercanías de Algimia de Almonacid.
Comenzamos a caminar desde la Fuente Donace, situada junto al acueducto sobre el río Chico o Rambla de Algimia, que sirve para conducir las aguas sobrantes del riego de la Balsa del Canyar que en esta zona se reunen con las del manantial de Donace a fin de regar las huertas situadas debajo de la población.
Fuente Donace
Para ello cruzan el barranco del Cañar a través del acueducto de Donace, de un solo ojo. Continuamos caminando para enseguida pasar junto al lavadero. Podemos decir que la colada se hacía directamente en la acequía hasta el año 1932, fecha en la que se construyó el actual lavadero junto al acueducto de Donace. Salimos a la carretera y continuamos por nuestra derecha con dirección a Matet. En un centenar de metros cuando ya hayamos dejado atrás el polideportivo veremos a nuestra derecha un camino cementado, nos desviamos por el, estamos en el Camino del Cañar o antiguo Camino Vecinal de Algimia a Villamalur, que en el comienzo tiene ancho carretero. Cruzamos el Barranco del Cañar y caminamos próximos a él por su margen izquierdo entre campos de olivos, almendros, algunas cepas de vid, y cerezos.
Siempre caminando por el camino principal llegaremos a la gran Balsa del Cañar, construida en su forma actual en el año 1884 y reparada en 1993, donde se junta con las aguas procedentes de otro manantial. Enseguida cruzamos de nuevo el barranco, que poco a poco se vuelve algo más salvaje y el camino va aumentando su pendiente. Almeces, chopos, cañas, esparragueras, zarzaparrilla, zarza, genistas y los primeros alcornoques alegran y refrescan nuestro caminar. Seguimos por el mismo camino en el que comienzan a aparecer tramos sin cementar, y poco después de dejar atrás la balsa nos encontraremos con una bifurcación en donde continuaremos por nuestra izquierda por el camino cementado. Muy poco después del desvío pasaremos junto a las ruinas de los Corrales del Cañar nos hablan de antiguos usos ganaderos de estas tierras. Al llegar a la altura de un pequeño puente de madera y una caseta nueva al otro lado del barranco veremos a nuestra izquierda una senda señalizada con un poste en el que nos indica que esta es la dirección que debemos tomar para dirigirnos hacia el pico la Rápita. Abandonamos pues el camino por el que hemos llegado y seguimos por la senda a nuestra izquierda, entre piteras, por un trazado antiguo de herradura.
El ascenso progresivamente se endurece, dejando ya los campos de cultivo para adentrarnos entre abundantes alcornoques, algunos ya de gran porte. Pronto nos aparece, instalado sobre una peña a modo de mirador sobre el barranco, el deteriorado Corral de Gascón. Al frente, en dirección Este, el Pico de la Rápita, y a nuestra izquierda, al Norte, el Alto de Lorenza. Bajo el corral la vegetación de rivera nos indica el curso del barranco, que en pocos metros cruzaremos a su margen izquierdo.
El camino todavía conserva restos de su esmerada manufactura, con tramos empedrados de rodeno y paredes de sujeción. Siempre en dirección dominante NE, salvamos el fuerte desnivel serpenteando. El sotobosque es espeso bajo los alcornoques, donde las abundantes jaras, aliagas, zarzaparrillas, cantueso, rosales, marrubios y brezos dejan espacio en las zonas de umbría al rusco, helechos, madreselva, majuelos, hiedras, musgos y gran variedad de plantas jugosas.
De nuestro camino salen senderos en dirección al barranco o hacia la solana de la Rápita que desestimamos,siguiendo siempre la senda que encontraremos señalizada con pintura blanca y amarilla del PR. Pequeños cerezos e higueras, junto a abandonados olivos, almendros y vides son las reliquias agrícolas de las escarpadas laderas del barranco.
Pasamos junto a un "amortiguador de presión" del agua canalizada de la Fuente Alcodori, y poco después nos encontramos con la caseta construida sobre el nacimiento de ésta. En ninguna de ellas podemos refrescarnos; tan solo escuchamos su sonido.
A pocos metros a nuestra izquierda, entre el camino y barranco, nos encontramos con una caseta de labradores con el tejado derruido. Pronto, junto a alcornoques de grueso tronco, cruzamos un reguero, ascendiendo junto a éste en dura subida que el camino suaviza con su trazado serpenteante. La utilización del camino a lo largo de siglos por gentes y caballerías han erosionado los frágiles materiales de rodeno del suelo, hundiéndose hasta tal punto que nos impide contemplar el paisaje en algunas zonas.
Restos de trincheras en el collado de Villamalur
Ya por fin llegamos al Collado de Villamalur, nos encontramos en un cruce de caminos en donde encontraremos restos de trincheras que formaban parte de la famosa línea defensiva XYZ o también conocida por el apellido del Coronel que dirigió su construcción, “Línea Matalla”. Esta línea defensiva republicana, se construyo en junio de 1938, y durante casi un mes trabajaron en ella 5.500 hombres día y noche hasta finalizar su construcción que aprovechando la orografía del terreno se convirtió en una defensa inexpugnable que se extendía a lo largo de unos 150 kilómetros, desde Almenara hasta Santa Cruz de Moya en Cuenca.
Su construcción obedeció a que la zona Republicana de Levante, quedó divida en abril de 1938 en dos al llegar el ejército Nacional al mar a la altura de Vinaroz. No obstante la Línea XYZ demostró su eficacia al contener en julio de 1938 un fuerte ataque Nacional, lo que le valió al Coronel Manuel Matallana su ascenso a General.
Ahora abandonamos el duro y hermoso Camino de Villamalur para continuar ascendiendo por el sendero que continua por nuestra derecha, siguiendo las indicaciones del poste que nos dirige hacia el Pico de la Rápita..
Este sendero asciende prácticamente recto en dirección SE, por la cresta que es la divisoria entre los términos de Algimia de Almonacid y Alcudia de Veo, y aunque duro en algunos repechos, salva los más de 200 metros de desnivel hasta el pico sin excesiva dificultad.
Ya desde el mismo collado los pinos compiten con el alcornocal, encontrándonos con algunos ejemplares de carrasca. El sotobosque queda reducido a aliagas, brezos, jaras y alguna aromática. Algunos pequeños ejemplares de rebollo, que en otoño rompen la monocromía, nos indican las potencialidades de estas montañas por continuar ampliando sus especies arbóreas. A medida que ganamos altura los árboles están más aislados y el matorral, azotado por el viento, disminuye en altura. Todo ello se combina para mostrarnos magníficas vistas sobre las laderas de umbría de la Sierra Espadán y los pueblos de la Plana, con el mar al fondo, si la niebla no nos impide verlo.
Atravesamos varias zonas de trincheras hasta alcanzar el Pico de la Rápita, que situado entre refugios y construcciones de guerra nos muestra inmejorables panorámicas sobre las tierras y pueblos que circundan la Sierra, y lejanos y emblemáticos picos de Valencia y Aragón. En días claros el mar nos ofrece un espectáculo que compensa sobradamente nuestro esfuerzo. Desde aquí también divisamos, como a vista de pájaro, el trayecto del PR-CV 63.6 desde Algimia hasta el Pico Espadán.
En el mismo pico un pequeño refugio excavado en la roca nos puede proteger de las inclemencias atmosféricas.
El regreso lo haremos por el mismo camino utilizado en la ida, pero ahora quizás el descenso nos permita tener algo mas tiempo para poder ir observando todo lo que en la ida con el esfuerzo de la ascensión no pudimos ver. Así pues seguimos el mismo camino de ida hasta llegar al Algimia de Almonacid, lugar de inicio de la ruta de hoy.
Lavadero
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta www.ceap-altopalancia.com
Hasta pronto.


2 comentarios:

  1. ¡Hola Pepelik! La Rápita es una de mis rutas pendientes. De esta temporada no pasa. Tu entrada además me ha motivado a ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilio, ánimo y a por ella.
    Un saludo y hasta siempre

    ResponderEliminar